En el mes de septiembre de 1998 se inicia un proceso de debate que había tenido su origen en el sentimiento compartido por algunas asociaciones zaragozanas sobre la necesidad de buscar un nuevo marco de actuación, así como crear y adaptar instrumentos adecuados para la nueva situación que se venía observando en su ámbito de trabajo: la intervención social.

Por ello el 17 de febrero de 2000, ocho entidades nacidas de la iniciativa social en la ciudad de Zaragoza, que intervienen directamente en sus barrios con colectivos en desventaja social y que gestionan sus proyectos en coordinación con las diferentes administraciones públicas y otras iniciativas privadas, firman la constitución de la Fundación Adunare.

Desde el año 2000 Fundación Adunare ha ido adaptando su intervención y estructura para seguir dando respuesta a las nuevas realidades de exclusión social desde una perspectiva integral e integradora.